¿Es Casio la nueva Nokia?

Nokia CasioEn 2014 Casio vendió relojes por valor de 153.000 millones de yenes, una cifra que representó el doble que las ventas del 2010. Es realmente un crecimiento impresionante, y las previsiones para el futuro son excelentes porque se prevé que las ventas en el 2017 sean de 200.000 millones de yenes.

Cualquiera diría que las cosas le van bien a Casio. Pero yo creo que no. Me gusta Casio y me encanta mi PRG-270, pero la verdad es que Casio está perdiendo el tren de la mayor revolución que ha visto el mercado de los relojes desde la invención de los relojes digitales hace 50 años: los smartwatches.

En una entrevista con Kristian Haagen, Yuichi Masuda, uno de los máximos ejecutivos de la división de relojes de Casio, pronunciaba estas palabras:

“Creemos que los relojes analógicos inteligentes son el camino correcto para Casio. Sobre todo cuando ya no hay tanto alboroto sobre el Apple Watch. Dicho eso, nosotros reconocemos que probablemente hasta un 25% de las ventas de los relojes de cuarzo en el futuro ofrecerán funciones de smartwatch. Pero en Casio no vemos que las funciones de un smartwatch sean necesarias. Queremos ofrecer funciones que son esenciales y que aún tenemos que ver en un reloj de Apple. ¿Realmente se necesita tener Apple Pay y controles remotos en un reloj? ¿No es suficiente con tenerlo ya en tu smartphone? Es demasiado arriesgado para Casio para desarrollar cualquier cosa que vaya en esa dirección”.

Otro artículo en el famoso blog de relojes A Blog To Watch confirmaba la posición reacia de Casio hacia los smartwatches:

“En conversaciones recientes con Casio, he sacado el tema de los smartwatches para saber su opinión sobre esta ola de productos (que, aunque se convirtieran en un éxito relativo, podrían ser muy perjudicial para toda la industria relojera), y me sorprendió que, al menos algunas personas, en los puestos de dirección en Casio parecían indiferentes o despreocupados en relación a la amenaza de los smartwatches”.

Mi opinión personal es que citas así revelan un error estratégico en Casio. Los smartwatches son un fenómeno disruptivo que afectará, y mucho, la industria relojera tradicional. No acabarán con marcas de prestigio como Rolex o Le Coultre que venden exclusividad y no funcionalidades, pero los fabricantes tecnológicos como Apple, Samsung o Garmin sí que restarán una gran cuota de mercado a la gran mayoría de fabricantes tradicionales de relojes, incluyendo a Casio. Este desafío preocupa a la industria relojera suiza, tal y como ha reflejado el New York Times entre otros medios, y los informes sobre la caída de ventas de los fabricantes suizos son habituales.

Casio Smartwatch
Dos relojes con exactamente el mismo precio, 249€. El digi-ana Casio Casio LCW M300D 1AER vs el Samsung Gear S. Parece como si hubieran 20 años entre uno y otro.

Con este panorama, creo que Casio no puede confiarse. Como uno de los mayores productores de relojes del mundo y una marca que vende millones de relojes en todo el planeta, Casio no puede seguir el mercado de los smartwatches como hasta ahora, como un espectador pasivo, sino que debe erigirse como un líder. Ahora mismo está en una posición muy parecida a la de Nokia, que había sido el mayor productor de móviles del mundo, y que no supo reaccionar a tiempo o suficientemente bien a los smartphones táctiles y 5 años más tarde Nokia no era más que un recuerdo.

Personalmente creo que Casio no ha invertido ni el tiempo ni la dedicación ni los recursos que debiera en disponer del smartwatch que una marca como Casio debería tener. Va con un retraso endémico y le han pillado en pañales. Los smartwatches son la nueva generación de relojes, y un fabricante como Casio debería estar en la vanguardia en este ámbito, pero en cambio a duras penas llegó a tiempo para presentar su primer smartwatch el pasado mes de Enero, el WSD-F10. Fue en Enero 2016, cuando el año de la aparición masiva de los smartwatches fue en 2013. En el mercado tecnológico, tres años de retraso pueden ser prácticamente letales, aunque a favor de Casio juega que el mercado aún no ha explotado. Aún hay tiempo.

Es difícil saber por qué una empresa que se había caracterizado en los 80 y principios de los 90 por ser muy innovadora en el ámbito de la electrónica se ha vuelto tan conservadora. Puede que algo tenga que ver la situación económica en Japón. En una economía boyante, las empresas toman riesgos, pero en una economía estancada o decaída como la japonesa durante los últimos 20 años, las empresas se vuelven reacias a arriesgar o innovar, y se contentan con mantenerse a flote abasteciendo al mercado tal como es.

Además, creo que, en este caso, la cultura japonesa le ha hecho un flaco favor a Casio. Japón va por detrás de Occidente en lo relativo a Internet, y además, al usarse Internet de un modo distinto a Occidente, sus innovaciones no salen del archipiélago. ¿Qué startup de Internet o servicio web de renombre proviene de Japón? Ninguno. Ni Google, ni Amazon, ni Uber, ni Twitter, ni Facebook, ni Snapchat, ni Periscope, ni TripAdivisor ni nada. Conducimos coches japoneses, pero no utilizamos ninguna app nipona ni ningún portal web proveniente de Japón. Y esas mismas webs y apps (excepto Twitter, quizás) tienen menos presencia en Japón que en el resto del mundo. Y eso es un problema para que los japoneses entiendan el estilo de vida en el resto del mundo y por tanto poder lanzar un producto tan relacionado con estos servicios en la nube como es un smartwatch.

Finalmente, creo que hay un problema de management. La dirección de la empresa ha envejecido, y tiende a tumbar iniciativas provenientes de estamentos más jóvenes. La edad media de los ejecutivos de Casio es más alta que en Twitter o Linkedin. No es que sean séniors, es que muchos son auténticos abuelos.

Todo ello ha provocado una parálisis en su innovación. Empresas orientales como Samsung, Mi o Huawei son mucho más innovadoras. Mientras tanto, Casio no ha sido capaz de crear aún reloj con GPS como un vulgar y corriente Garmin Forerunner 610. Tampoco pantallas LED a color. Tampoco relojes con una tarjeta nano-SIM. Tampoco con Wi-Fi. Tampoco con NFC. Etcétera.

Y, en vez de preocuparse por los smartwatches, en Casio confían en sus relojes deportivos y en los acumuladores solares. Otra declaración preocupante, también de Yuichi Masuda:

“En lugar de ello, creemos en la fabricación de relojes deportivos. Existe una demanda clara y establecida para los relojes deportivos con soporte de funciones stand-alone. Además de eso ofrecemos tecnología de sensores y la tecnología solar, lo que significa que nuestros relojes están siempre con batería. Los smartwatches, en cambio, no”.

También aquí discrepo. Los aficionados al deporte en serio en Europa y Estados Unidos suelen usar Garmin o Suunto y no Casio. Los relojes deportivos de Garmin o Suunto le dan mil vueltas a los del fabricante japonés. Lo mismo en montañismo. No duran lo mismo, eso es verdad, pero a nivel de funcionalidades hay un abismo. Si comparas un Garmin Fenix 3 y un Pro Trek PRW-3000, verás que hay un salto gigantesco entre uno y otro. Empezando porque uno es un ordenador de muñeca y multi-sport y el otro es básicamente un reloj digital con austeras funciones de instrumento meteorológico.

Garmin Fenix 3
Imagen del Garmin Fenix 3

Y, en lo relativo a batería, sí que es verdad que los solares de Casio tienen batería infinita, pero las últimas baterías de smartwatches pueden durar una semana en modo ahorro, y se esperan mejoras en ese ámbito. Ese no puede ser el único argumento. En un mundo en el que estamos acostumbrados a recargar nuestros gadgets contínuamente y muchos vamos siempre con un powerbank a cuestas, lo de la batería no es el problema que quieren hacer ver en Casio.

Mi sugerencia es que Casio se ponga las pilas. Si Casio no quiere verse reducida a una sombra de lo que ha sido, debe reaccionar. Tienen buenos diseños, el know-how necesario en la industria y la durabilidad de sus productos es legendaria. Pero en Casio deben tomar la iniciativa y ponerse a la altura de los fabricantes de smartwatches en el corto plazo, y en el medio plazo disponer de una buena gama de smartwatches que compitan con las armas de Casio contra otros productores.

Casio wsd f10

El WSD-F10 no es ni mucho menos suficiente porque no era más que una carcasa para un Android Wear. Ahora se necesita un golpe sobre la mesa y que Casio presente un smartwatch que aúne en un dispositivo las mejores virtudes de Casio:

  • con la durabilidad de grado militar de un G-Shock, de modo que ataque en justamente uno de los mayores defectos de los smartwatches, su fragilidad.
  • con una batería solar independiente para un consumo de mínimos que aporte la tranquilidad de sus usuarios de no quedarse nunca sin la hora.
  • con una gran variedad de acabados, carcasas y estilos, desde los más elegantes hasta los más offroad, en honor a la enorme variedad de productos típica de Casio.
  • con variantes (con y sin GPS) y con y sin sensores como brújula, altímetro, barómetro, profundímetro, etc. y uno incluso con tarjeta nano-SIM.
  • a muy buen precio, típico de la economía de escala de Casio y de su imagen de marca en Occidente

De este modo aunará lo mejor que sabe hacer Casio con lo mejor del software de Android Wear. Y así podremos decir que al menos Casio tiene algo que ofrecer al mundo en el mercado de los smartwatches. Si no Casio se convertirá en la nueva Nokia.

Thule SkiClick – A smart roof mounted ski carrier

I am a big fan of the Thule brand (which I prefer to Packline). One of its latest inventions is the Thule SkiClick system. Thule SkiClick is a smart roof mounted ski carrier, ideal for safely transporting cross-country skis.

It’s a lightweight, space-saving design which attaches to walls and roof racks with a simple click. Because of its small shape, it delivers minimum wind drag for less fuel consumption. As a thin material, it packs up tight when not used.

It fits all Thule bar load carriers, and has a safety lock. And when at home, you can store your x-country skis at the wall thanks to its wall storage functionality.

Thule SkiClick ski click carrier by Thule Sweden Thule SkiClick ski click carrier by Thule Sweden Thule SkiClick ski click carrier by Thule Sweden Thule SkiClick ski click carrier by Thule Sweden Thule SkiClick ski click carrier by Thule Sweden Thule SkiClick ski click carrier by Thule Sweden

El Telón de Acero entre Eslovaquia y Austria

Siguiendo mi otro artículo acerca del Telón de Acero en la frontera entre Grecia y Bulgaria, hoy cuelgo algunas imágenes del Telón de Acero en la frontera entre Austria y Eslovaquia.

Este tramo del Telón fue erigido en 1955 por los checoslovacos, bajo los auspicios de los soviéticos, para impedir la fuga de ciudadanos desde Checoslovaquia hacia Austria y, en consecuencia, Occidente. Hasta aquel entonces habían habido numerosas fugas, cruzando a nado el río Morava, que separa ambos países.

Al igual que en la frontera greco-búlgara, durante cerca de 40 años, los alrededores del Telón fueron un territorio prohibido en el que no estaba permitido vivir, construir nada ni acceder sin un permiso especial. Sólo los guardias de la policía fronteriza podían acceder a este recinto, para patrullar las 24 horas del día. Las infrastructuras del Telón se renovaban cada 4 o 5 años, para mantenerlas en un estado de conservación óptimo.

Una vez el muro de Berlín cayó y con él el Telón de Acero, la localidad eslovaca de Devínska Nová Ves conservó restos del Telón para recordar la cicatriz que dividió Europa en dos bloques. Actualmente se puede visitar un tramo del Telón, los búnkers, una placa conmemorativa erigida en el año 2006, y algunos otros elementos de la frontera tal y como era durante la Guerra Fría.

frontera-eslovaquia-austria-telon-acero-10
Tramo de 10 metros del Telón, conservado para la posteridad
frontera-eslovaquia-austria-telon-acero-08
Al fondo, el río Morava, que separa Eslovaquia de Austria
frontera-eslovaquia-austria-telon-acero-07
Alambradas y búnkers
frontera-eslovaquia-austria-telon-acero-06
Vista de Devínska Nová Ves, en el lado eslovaco, con una torre de vigilancia
frontera-eslovaquia-austria-telon-acero-11
Vista del llamado “Puente de la Libertad” que separa Austria de Eslovaquia. Al fondo, Schloßhof, en el lado austríaco.
frontera-eslovaquia-austria-telon-acero-04
Búnker junto a la frontera
frontera-eslovaquia-austria-telon-acero-03
Tramo de alambradas
frontera-eslovaquia-austria-telon-acero-02
Vista del corredor por donde patrullaban la policía de vigilancia de la frontera
frontera-eslovaquia-austria-telon-acero-01
“¡Atención! Frontera estatal”, reza el cartel

Casio G-Shock video

Sé que yo mismo soy un converso de Casio y estoy encantado con mi Pro Trek PRG-270 serie limitada ‘Hallett Peak’, pero estoy impresionado con el vídeo de los G-Shock, la marca de Casio para los relojes más duros y resistentes del planeta.

El video está producido por Lutz Hattenhauer y el texto, imperdible, está sacado de un poema de Rudyard Kipling:

If you can keep your head when all about you
Are losing theirs and blaming it on you,
If you can trust yourself when all men doubt you,
But make allowance for their doubting too;
If you can wait and not be tired by waiting,
Or being lied about, don’t deal in lies,
Or being hated, don’t give way to hating,
And yet don’t look too good, nor talk too wise:

If you can dream—and not make dreams your master;
If you can think—and not make thoughts your aim;
If you can meet with Triumph and Disaster
And treat those two impostors just the same;
If you can bear to hear the truth you’ve spoken
Twisted by knaves to make a trap for fools,
Or watch the things you gave your life to, broken,
And stoop and build ’em up with worn-out tools:

If you can make one heap of all your winnings
And risk it on one turn of pitch-and-toss,
And lose, and start again at your beginnings
And never breathe a word about your loss;
If you can force your heart and nerve and sinew
To serve your turn long after they are gone,
And so hold on when there is nothing in you
Except the Will which says to them: ‘Hold on!’

If you can talk with crowds and keep your virtue,
Or walk with Kings—nor lose the common touch,
If neither foes nor loving friends can hurt you,
If all men count with you, but none too much;
If you can fill the unforgiving minute
With sixty seconds’ worth of distance run,
Yours is the Earth and everything that’s in it,
And—which is more—you’ll be a Man, my son!

Fuente: A Choice of Kipling’s Verse (1943). ‘Brother Square-Toes’—Rewards and Fairies, by Rudyard Kipling

 

Y de premio 4 vídeos más de G-Shock:

2 vídeos de la gama G-Shock Gravitymaster:

Y otro de la gama Gulfmaster:

Y finalmente otro de la gama del Mudmaster:

 

 

 

5 maneras de vincular tu tienda online con tu tienda física

vincular-tienda-online-tienda-fisicaSiguiendo un poco el post sobre Omnicanalidad del mes pasado, en el que se reflejaba cómo los consumidores saltan de un canal a otro sin ningún complejo y esperan que los reconozcamos siempre, me refiero ahora a algo muy relacionado con la Omnicanalidad: varias maneras de vincular tu canal online con tu canal físico. Es decir, relacionar tu tienda online con tu tienda física.

Como todo el mundo sabe, siguen habiendo algunos motivos por los que alguna gente prefiere ir a una tienda física en vez de comprar en la tienda online: uno de los motivos es poder obtener consejo inmediato, y otro motivo importante es poder tocar e inspeccionar detenidamente el producto.

En una tienda online no hay ni hay ninguna de estas dos posibilidades, y por este motivo, para tratar de solventar estos handicaps, en el e-commerce se desarrollan soluciones para acercar las ventajas de la compra presencial a la compra online.

Estas son 5 de mis maneras preferidas de vincular la tienda online con la tienda física para llevar al e-commerce las ventajas de la compra presencial:

1. Chat o Videochat

Se trata de poner a disposición del usuario una conversación con los empleados de la tienda física para resolver las dudas del usuario mediante un chat incrustado. En un nivel más avanzado, existe la posibilidad de ver al comercial a través de video en streaming para proporcionar aún más confianza al comprador. En la web se incrusta un plugin en el que se carga una videoconferencia para poder ver la cara del empleado en directo. Normalmente el vídeo es de un sólo sentido: el consumidor puede ver al comercial de la tienda, pero éste último no puede ver al consumidor en su casa.

En la imagen de abajo se ve cómo un empleado de la agencia de viajes My Travel ayuda a escoger alojamiento a su cliente de Internet:

videoconferencia-incrustrada

2. Co-browsing

Es un paso más allá del videochat: el comercial no sólo te orienta sobre los productos de la web, sinó que te ayuda a completar el pedido encargándose él de rellenar los formularios. A diferencia del chat o videochat incrustado, en co-browsing el comercial puede incluso rellenar los datos por ti en la web, mientras tú lo ves en directo. Es una gran ayuda a la conversión.

En la imagen de abajo, la empleada de Fiat le configura el coche a la clienta mientras ésta lo observa desde el sofá.

co-browsing-2

3. Teleportación

Con esta solución los clientes pueden ver e inspeccionar, desde su casa, los productos que hay en la tienda física con la ayuda de un empleado de la tienda que les emite vídeo en directo. Puede ser con un wearable como por ejemplo unas gafas inteligentes como Google Glass o Epson Moverio, o bien con un móvil con una app instalada que relaciona el vídeo que graba y emite en streaming con la sesión en la web del cliente en su domicilio.

En la imagen de abajo, el empleado de una tienda Vodafone le muestra en directo, con unas smartglasses para simular la visión del cliente, los productos de la tienda, en este caso dos móviles.

teleportacion

En este vídeo se ve mejor cómo funciona:

4. Te llamamos

Esa es la típica CTA (“Call To Action”, llamada a la acción) mediante la cual el cliente deja su número de teléfono y un comercial le llama para asesorarle en su compra. Esta opción suele salir bastante destacada en las webs de marcas que compiten en mercados muy competidos como móviles, ADSL, seguros, etc…

te-llamamos-ahora

Hay algunas soluciones tecnológicas que le aportan al teleoperador información sobre el usuario de la web, mientras que otras se apoyan en un código único de sesión para identificar al usuario. Es el caso de Balumba, en el que al pié de la web se encuentra el código identificador (lo he marcado en rojo) de la sesión:

balumba-codigo

5. Click&Collect

Finalmente, esta es otro clásico en vincular el cliente online con la tienda física. Con el Compra&Recoge, el consumidor compra online y recoge su compra en la tienda. Es práctico porque el cliente se deja llevar por el deseo y compra desde su casa, y luego se acerca a la tienda a recoger la compra.

Para el cliente es ventajoso porque satisface su deseo inmediato y se asegura reservar el producto antes de que desaparezca, pero para el vendedor significa poder hacer cross-selling en la tienda y venderle algún complemento. En línea con el concepto de Omnicanalidas, en la tienda física se debe poder hacer la devolución de los productos comprados online.

En la imagen de abajo, un cliente de Sainsbury’s recoge en la tienda física el pedido que hizo por Internet.

click-and-collect