Thule Upslope 20L vs 35L backpacks

Thule Upslope backpack

I am a big fan of Thule from Sweden – I have previously written about their amazing photography, I own three Thule bags (among them the Thule Crossover Sling Pack which I reviewed), on this blog I have analyzed Thule’s roof top boxes against its main competitor, and I have remarked Thule’s non-obsolescent products which endure very hard tests and sport a 25-years warranty.

Earlier this year, the Swedish manufacturer introduced a new line of technical backpacks: the Thule Upslope series.

Aimed at the practitioners of backcountry skiing and snowboarding, the Upslope backpacks have been engineered with many smart solutions.

They have several ways to access the compartments, making it easy to store and retrieve your gear while on the slopes, thus eliminating the hassle of removing your backpack entirely every time you need anything on the backpack, even if it’s located at the bottom.

Side pockets are designed for easy reach and provide on-trail access to suncare, snacks and other gear.

Additionaly, adjustable loops hold any type of ski or snowboard in place while reaching the top.

The new Thule Upslope backpacks which are available in 20 and 35 liters sizes, and both sizes are available in two color options: Roarange/Grey and Black/Grey. Here is how these colors look in real-life:

thule-upslope-backpack-01

And this picture shows the Thule Upslope 20L (left) carrying skis and the Thule Upslope 35L (right) carrying a snowboard:

thule-upslope-backpack-021

So far so good. Both backpacks look cool but, which one is best? Which one should you choose?

Considering that both backpacks, as always with Thule, are pricey, this is no minor issue.

Here’s an indepth comparision between the Thule Upslope 20L (20 liters) backpack and its 35L (35 liters) equivalent, so you can choose your fit.


Thule Upslope 20L backpack

Thule Upslope 35L backpack
Thule Upslope 20L Thule Upslope 35L
Volume: 20 L / 1220 cu in 35 L / 2135 cu in
Height: 49 cm / 19.3 inches 56 cm / 22 in
Width: 30 cm / 11.8 in 36 cm / 14.2 in
Depth: 26 cm / 10.2 in 31 cm / 12.20 in
Weight: 0.8 kg / 1.76 lb 1.38 kg / 3.04 lb
Materials : 420D Cordura Nylon 420D Cordura Nylon
Ski carrying options: Diagonal Diagonal and A-frame
Snowboard carrying options: Vertical and horizontal Vertical and horizontal
Helmet bag: No Yes. Two positions: bottom and front.
Main compartment: 1 main compartment with an inside, unzipped pocket and with dedicated probe and shovel handle sleeves 1 main compartment with inside, zipped pocket
Side pockets: 2, triangular-shaped 2, rectangular-shaped
Other compartments: None One compartment for avalanche tools with dedicated probe and shovel handle sleeves
Insulated hydration sleeve: Yes, with no dedicated reservoir pocket Yes, with dedicated reservoir pocket
Goggles pocket: Yes Yes
Top compression cinches: Yes, internal Yes, external
Adjustable chest strap: Yes Yes
Adjustable waist strap: Yes Yes
Warranty: 25 years 25 years
SKU number: 209200 209100
Recommended retail price (RRP): $119 $159

Here are two videos with instructions on how to mount either snowboards or skis.

Thule Upslope 20L:

Thule Upslope 35L:

And finally a quick overview on the Thule Upslope 20L, by Magnus Welander, Thule CEO:

Garmin Tactix vs Casio Pro Trek PRG-270

garmin tactix

En los dos años que lleva en el mercado, el Garmin Tactix se ha erigido como el reloj idóneo para los soldados que buscan un instrumento multifunción con altímetro, barómetro, brújula y GPS.

Eso no es de extrañar ya que el Garmin Tactix tiene una clara orientación militar. Está construido sobre la base del Garmin Fenix, añadiéndole funcionalidades útiles para un soldado. Es más, estas funcionalidades fueron probadas durante 2 años por unidades especiales del ejército americano y, después de este periodo, el reloj se liberó para uso civil.

Dado que está inspirado por las necesidades de las unidades tácticas del ejército americano, esta pequeña maravilla de reloj tiene una serie de características específicas que lo hacen idóneo para uso militar:

  • Diseño completamente negro, acabado en color mate y pantalla mineral curva (en vez de plana) para evitar posibles reflejos que delaten la presencia del soldado en operaciones realizadas en la oscuridad.
  • Display negativo con carácteres invertidos en verde que no provocan resplandores borrosos al ser observados con gafas de visión nocturna.
  • Modo Jumpmaster para operaciones aerotransportadas. Este modo sigue especificaciones del ejército americano para calcular el HARP (el punto de salto en altitud) para un paracaidista. Este modo detecta cuándo el paracaidista ha saltado y ayuda al soldado a navegar por el aire hasta el DIP (el punto de impacto deseado) utilizando el barómetro y la brújula electrónica.
  • Calendario de mareas para poder planear operaciones anfibias que incluyan desembarcos.
  • Hora de salida y puesta del sol y de la luna, para planificar las horas de las operaciones.
  • Conectividad ANT+ y Bluetooth para poder compartir rutas, waypoints y tracks con otros efectivos armados con dispositivos Garmin compatibles.
  • Reloj mundial con capacidad de mostrar diferentes zonas horarias, hora militar y hora zulú a la vez, para poder coordinar operaciones militares en varios husos horarios.
  • Posibilidad de expresar posiciones en latitud/longitud y en MGRS (Military Grid Reference System), el estándar utilizado por la OTAN para identificar una ubicación específica sobre el globo terráqueo.

Hasta ahí parece el reloj perfecto para uso militar.

Pero el Tactix tiene también inconvenientes. Estos inconvenientes son aún más evidentes cuando se comparan algunos aspectos del Tactix con los de un reloj como el Casio Pro Trek PRG-270, que vale la mitad.

Es verdad que éste último no tiene GPS ni la infinidad de modalidades de uso que tiene el Tactix, pero como dispositivo multifunción y de construcción sólida compite en muchas ocasiones, junto con otros Pro Trek, por ocupar las muñecas de los militares (el tercero en liza sería el Suunto X-Lander).

casio prg-270-1aer

Como decíamos, el PRG-270 no tiene GPS y vale la mitad, unos 190 euros, mientras que el Tactix suele estar sobre los 360 euros. Son diferentes, pero comparables. Al fin y al cabo, el PRG-270 también tiene diseño negro, display “táctico” negativo, horas de salida y puesta del sol (aunque no de la luna), reloj mundial, hora militar y hora zulú, calibración barométrica (útil especialmente para francotiradores), etc.. De hecho, la gran mayoría de soldados siempre acaban comparando los modelos de Garmin, de Pro Trek y de Suunto antes de comprar su reloj.

Pero no escojo el PRG-270 para compararlo con el Tactix. Lo escojo para poner de relieve los mayores defectos de éste último.

El inconveniente más importante del Tactix es el de la batería. La batería del Tactix dura 50 horas, que es claramente insuficiente en operaciones prolongadas en el tiempo. Significa que hay que ir acordándose de ir recargando el reloj cada dos días. En cambio, el PRG-270 tiene batería prácticamente infinita al cargarse con su panel solar. Efectivamente, el PRG-270 se auto-recarga continuamente por el mero hecho de estar expuesto a la luz. Eso significa olvidarse para siempre de su batería. El problema de la batería del Tactix es grave si tenemos en cuenta que no es raro que unidades de infantería estén más de tres días (por no decir una semana) en un operativo, mientras que su batería sólo dura un poco más que 48 horas.

Algunos otros relojes comparables, como el Suunto Xlander Military o el Suunto Core no tienen batería infinita como el PRG-270 pero sí que tienen al menos la opción de que uno mismo se pueda cambiar la batería. No es el caso del Tactix, que sólo se puede cargar con el típico cargador magnético de Garmin, conectado a una fuente de alimentación eléctrica.

El segundo inconveniente del Tactix radica en su resistencia al agua, que sólo es de 50 metros. En usos militares debería ser de al menos 10 atmósferas (100M water-resistant), para estar seguro que el reloj no se estropeará en caso de caer al mar, o para estar tranquilo cuando un soldado desembarca de una lancha, nada o atraviesa una cascada en una operación. Mientras que el Tactix sólo tiene 50M, el PRG-270 tiene los reglamentarios 100M.

En tercer lugar están los botones del Tactix. Muchos soldados se quejan de que son demasiado pequeños y eso dificulta su uso con guantes, algo habitual en el ejército. En cambio, el PRG-270 tiene los botones más promimentes y con una textura rugosa anti-deslizante que evita deslices involuntarios (tanto con dedos desnudos sudados como con guantes mojados). Los del Tactix, además de más pequeños, son menos rugosos y de pulsación mas dificil. También se suele decir del Tactix que sus botones no están sellados y que por las ranuras entra polvo, pero como no tengo referencias (no positivas ni negativas) del PRG-270 en este aspecto, prefiero obviar este tema.

En cuarto lugar está el rango de temperaturas máximas que aguanta el dispositivo, que en el PRG-270 son mayores. El PRG-270 puede funcionar en temperaturas de hasta 60 ºC, mientras que el Tactix sólo aguanta hasta 50 ºC. Eso es un inconveniente en operaciones realizadas bajo el sol del desierto como en Irak o Afganistán, donde el termómetro, bajo el sol, puede pasar de los 50 ºC.

Finalmente, un apunte más, las llamadas “Storm Alerts”. Son alertas por cambios de tiempo repentinos, muy útiles para anticipar movimientos o modificar planes en algunas operaciones. El Tactix no las tiene, mientras que el PRG-270 (o otros relojes de uso militar como el Suunto X-Lander Military) sí las tiene.

En definitiva, el Tactix es muy buena opción para un soldado, si el dinero no es problema y puedes vivir con esos inconvenientes, siendo el de la batería el más grave.

Por su lado, el PRG-270 es una gran compra si el presupuesto es ajustado. Es imposible comprar un reloj ABC (altímetro – barómetro – brújula) más preciso, duradero (la legendaria durabilidad de los Casio) y práctico por menos dinero. Y con el regalo que es que comprar un nuevo dispositivo tecnológico no signifique la esclavitud de estar pendiente todo el día de otra batería más. Yo tengo el PRG-270 en su versión limitada “Hallett Peak” (nombre que proviene del pico de 3.877 metros de altura en las Montañas Rocosas) y estoy encantado.

La nueva versión del Garmin Tactix, el Garmin Tactix 2, debería resolver estos problemas. Debería tener una batería que durara 50 horas y que fuera reemplazable, debería incrementarse su resistencia al agua a 100M, los botones deberían ser más prominentes, más rugosos y más estancos, y debería tener un rango de temperaturas de operación más elevado. Idealmente de -30 ºC a 60 ºC para poder realizar operaciones en el Ártico on en el desierto. Veremos si en Garmin se lo piensan. Lo que es prácticamente seguro es que la pantalla del nuevo Garmin Tactix 2 será a color… :-)

2 ruedas bien, 4 ruedas mal

Bicicleta o coche

Antiguamente, a medida que los habitantes de las ciudades mejoraban su nivel económico con los años, pasaban a vender su bicicleta para comprar una moto, después pasaban a comprarse un coche y finalmente un segundo coche. Algunos llegaban a tener un todoterreno o un deportivo, según su estilo de vida.

Hoy en día, es casi al revés. Mientras que en las metrópolis de los países en desarrollo hay cada vez más coches, generando enormes problemas de tráfico en ciudades como São Paulo, Estambul o Bangkok, en las ciudades más desarrolladas y ricas se oye cada vez más el tintineo de las bicicletas. Hoy en día, los centros urbanos más ricos de los países más avanzados son impulsados por los sencillos pedales de la bicicleta. Casi se puede juzgar la riqueza de una ciudad por el número de personas que no viajan en coche.

En Londres ha habido un aumento del 155% en el número de personas que circulan en bicicleta. Pero aún así Londres sigue estando muy lejos de muchas otras ciudades con mayor cultura bicicletística: el 36% de los residentes de Copenhague van a trabajar en bicicleta. Lo mismo sucede en otras ciudades como Amsterdam, Utrecht, Sevilla, Burdeos, Malmö, Berlín, Tokio y Montreal, según el Copenhagenize Index, que mide el uso de la bicicleta en diferentes ciudades y la calidad de sus infraestructuras para las dos ruedas sin motor.

Lo que une a los ciclistas de estos lugares no es sólo el deseo de ser un poco más verde, recuperar la salud o el deseo de evitar el metro. No, hay más motivos que los habituales tras este cambio de paradigma.

En primer lugar, hay un poco de esnobismo invertido: “¿Por qué necesito un coche? Yo vivo en el centro de Londres”. Es decir, ir en bicicleta es una manera de decirle a todo el mundo que vives en el centro de Londres, Estocolmo o París, no en el extrarradio.

A parte de ayudar al planeta, lo de ser verde o ecológico también ayuda a sentirse bien a uno mismo. Antes por ir en bicicleta te sentías por debajo de los que iban cómodamente sentados en sus coches, pero ahora el que va en bicicleta se siente mejor que el que va en coche. Deja mal a los que contaminan. La bicicleta eleva la auto-estima.

También hay un efecto rejuvenecedor. Ir en bicicleta rejuvenece más que cualquier crema anti-edad. Los jóvenes van en bici, los mayores en coche. Entre las personas que las usan las hay las que dejan en su garaje buenos coches pare ir en bicicleta al trabajo. No lo hacen por economía, lo hacen por aparentar más juventud.

Por supuesto, muchos se han dado cuenta de que moverse por la ciudad es fácil en bicicleta. Para estas personas, el lujo en el transporte no son los sillones de piel en una limusina y un chófer, sinó un commuting rápido y ligero entre el trabajo y el hogar.

La humilde bicicleta es hoy en día todo lo contrario a humildad. Aún suena a medio de transporte económico y democrático, pero no lo es. Es un medio privado, no un transporte público. Algunas bicicletas valen lo mismo o más que algunos coches de segunda mano.

Los que la llevan consideran que el coche es para las masas. Los que las llevan aparentan 10 años menos que sus colegas del coche, y también parecen más interesantes que los que van a trabajar en coche.

Ir en bicicleta es más cool que ir en coche. Si paseas por delante de las oficinas de agencias de diseño, empresas de software, moda y creatividad, startups de internet y nuevos medios de comunicación, verás que sus paredes están repletas de bicicletas. Sólo el contable llega en coche. Todo un síntoma.

Nissan Qashqai roof rack (side rails + cross bars)

Qashqai roof rails

I’ve recently bought a roof rack for my Nissan Qashqai (2007-2008-2009 year model). As there is very little information available on this product and roof rails, bars and cars can be a somewhat tricky issue, I’ve thought about sharing my experience.

I bought my roof rack over the Internet so when I decided to buy it I had not seen nor touched it physically. I only had a few pictures posted by the online seller. As commercial pictures can sometimes be a bit misleading, above and below you’ll see how they actually look like when installed on a real life Qashqai.

Qashqai roof rails

Unboxing

After thinking about it for a couple of weeks or so, one day I purchased the rack and a few days later it was delivered at my home. The kit is delivered in a cardboard box for minimal protection and it is certainly not the thick packaging I fancied.

Qashqai roof rails

Anyway, the kit includes a pair of roof rails which go from front to back one for each side, along with a pair of roof bars which neatly fit into slots running along the inside side of the roof rails allowing the bars to be moved to the desired position. All necessary fittings are also included, contained in plastic bags bundled with the usual soft material to reduce potential transport damage. A very simple instructions paper was also included – all the necessary, but no extras.

Even if the packaging was something poor, when I opened the box I noticed that both the rails and the cross bars felt solid and well-built. It’s obviously a made in China product (what isn’t today?), but it is a well-designed and well manufactured product with quality anodised aluminium in a black shine finish:

Qashqai roof rails

When you slide in the cross bars, you end up having the whole rack, which looks solid:

Qashqai roof rails

Only the end caps, both front and rear, which are made of plastic, look less solid. Aye, it’s injection moulded from impact resistant ABS plastic, but plastic after all:

Qashqai roof rails

When you put the rack over your car’s roof, you get a better idea of how it will look on your car and how all parts fit with each other:

Qashqai roof rails

Installation

The manufacturer says the roof rack is designed for a quick and easy DIY, but I prefered to take it to the service as I have never performed hard modifications in a car. In order to fit the side rails to the roof channel some drilling is involved and, as a novice, that scared me a bit.

The truth is that if you read through the instructions, there is actually no difficult step, but some steps do require tools which are not found in every household. For instance, the rubber strip needs to be removed and 5 small holes drilled along the channel (each side), fit the roof rails and then refit the rubber channel (after cutting it into 3 pieces).

Also, the instructions say that the installation can be completed within 2 hours, but my service said it took them 3 hours to complete – and billed me accordingly.

Aesthetics when mounted

I regard most cross bars as orthopedic and non-aesthetical, so I did not want something that could look like an awkward accessory mounted to the roof. I wanted something stylish, and I must say that this roof rack is not only practical to carry things but is also very nice to the eye. Both the rails and the bars look nice, elegant and aerodynamic.

What’s more, as they are individually tailored to fit this vehicle, if you look carefully you’ll notice that the roof rails follow the car’s lines and curves. Remember that they fit on all 2007/2008/2009 Nissan Qashqai models including the Panoramic roof model.

Except for the rubber platforms under the end caps of the side rails, the rack looks like original manufactured (OEM):

Qashqai roof rails

Front view:

Qashqai roof rails

Rear view:

Qashqai roof rails

And some details:

Qashqai roof rails

Qashqai roof rails

Qashqai roof rails

Fuel consumption and noise

One of the main concerns about roof rails are noise and fuel consumption. Roof racks usually make some noise, whether soft or loud, and they typically raise fuel consumption as well.

As for this kit, I can tell you that this rack does some noise, which is not loud whatsoever, but certainly audible if you pay attention. Rather than a noise, I would better call it an aerodynamic sound. Indeed, it sounds like a plane wing cutting through the wind, and in fact the first day I drove my car with the rack mounted the sound reminded me almost immediately of an aircraft – the aerodynamic sound of a wing while flying. It is not loud, and if you play music loud it will almost fade away but still if you really want to hear it you’ll be able to.

It’s hard to describe a sound, but if you drive with the radio switched off, you’ll hear the sound as an aerodynamic sound of something cutting the wind coming from the roof. It is almost inaudible up to 50 kph, and it gets more audible as you accelerate, but in no way and at no speed it is too loud – and never disturbing. In fact, strangely enough I do like it – it makes you feel like you’re driving faster than you really are.

Concerning fuel consuption, I must confess that I had taken for granted that the bars would increase fuel consumption and I’m surprised to say that I haven’t noticed it yet. It’s pretty weird because I have not recorded even a 5% increase (and I do pay much attention to fuel consumption and efficient driving), but I will allow myself a few weeks more to confirm this early perception. **UPDATED – After two months, I can say that there is no noticeable increase in fuel consumption**

Load limits

This roof rack is not cosmetic – it is a heavy duty rack for actual load bearing. By load bearing I mean that these cross bars are designed to carry light loads as per Nissan’s original fitment. The instructions or the product documentation say nothing about load weight data and online sellers won’t know either for sure (I did ask them) so by ‘light’ think about something around 50 kg. I would not put more weight on them even if they could bear more.

If we assume the 50 kg maximum to be true, it means that you can load many things on them, like a typical Thule cargo box (about 15 kg by itself, depending on the model) and about 35 kg internal load. It also means that you can put at least at least a couple of bikes on the bars.

Size and measures

The size of the roof rack is important. Not because of the looks, but because it is something that affects compatibility with cargo systems like roof boxes, roof mounted bike/ski carriers and roof baskets. The dimensions are as follows:

– Side rails dimensions: Length 990 mm (39 inches), width 44.5 mm (1 ¾ inch), height 25.4 mm (1 inch). Overall length is 1498 mm (59 inches).

– Cross bar dimensions: Length 914 mm (36 inches), width 76 mm (3 inches), height 19.5 mm (¾ inch).

If you have a look at a Thule cargo box, for instance you’ll notice that it requires the dimensions of the bars to be between one minimum and one maximum, so that the box’s claws can be fitted to the bars safely. For instance, the Thule Dynamic 800 model needs the cross bars to have a maximum width of 80 mm and to have a height between 18 mm and 30 mm.

The cross bars of this roof rack are 76 mm wide and 19.5 mm tall, so they are compatible with the Thule Dynamic 800 specifications, but before buying either the roof rack of the cargo box (or any other carrier) make sure thay they are mutually compatible.

Removable bars

A great feature of this roof rack for the Nissan Qashqai is that the crossbars are removable. That means that you have the option to remove them and leave only the side rails mounted on your roof (just like the Qashqais which have side rails).

So you can perfectly drive your Qashqai only with these rails just because you think is more stylish and only slide in the cross bars when there is actually something to bear. The side rails do not need the cross bars to stand – they can stand alone and look fine by themselves.

The cross bars are manually bolted to the side rails’ slide, so you can unbolt them and slide them out but you need do it by the rear, as the way through the front side is blocked. To do this you only need to remove the rear end caps, slide the cross bars off and then put the rear end caps back on place.

Please bear in mind these end caps have not been designed to be removed and put back regularly (they have been designed to stay), so they are not easily removed, and since they are made of plastic you should do it with care. But it is entirely possible.

Have a look at how the cross bars are manually bolted to the side rails:

Qashqai roof rails

Qashqai roof rails

So far I am extremely happy with this set of roof bars and rails for my Qashqai. My opinion is that it greatly improves the overall appearance of my car with a item that looks original Nissan manufactured but at a fraction of the cost. And it gives the car an ‘offroad/adventure’ touch which I like.

Please notice that my car is black and the overall result would be be different on cars of different colors. Also remember that there is a silver (with black end caps) rack equivalent with exactly the same sizes and features as the black one.

Opinión Thule Crossover Sling Pack

Esta es mi opinión sobre la mochila Thule Crossover Sling Pack. Este review también incluye algunas fotos relativas al unboxing de este daypack modelo Crossover Sling de la marca sueca Thule.

El precio recomendado de esta mochila es de entre 60 y 80 euros. Para encontrar el mejor precio ahora mismo de esta mochila en Amazon, haz click aquí.

Thule Crossover Sling Pack

Así es cómo llega el embalaje de la Thule Crossover Sling Pack si la compras en Amazon. Había papel de relleno en el interior del compartimiento principal:
Thule Crossover Sling Pack

A simple vista, el aspecto de la Thule Crossover Sling Pack es muy bueno. El tacto es fuerte, y la apariencia es de calidad, con todos los acabados muy bien trabajados. Nada de hilos colgando, costuras a la vista, hilo fino, cremalleras de plástico… Es todo acero y nylon de calidad. Es además resistente al agua y protegerá tus dispositivos en días de lluvia. Por delante:
Thule Crossover Sling Pack

Y por detrás:
Thule Crossover Sling Pack

La Thule Crossover Sling Pack tiene 3 compartimientos: el principal y más grande, el intermedio más para oficina/estudios, y el pequeño frontal.

El compartimiento principal es el más grande de todos ellos. Tiene dos bolsillos interiores: uno alcolchado para llevar un portátil, y otro de cremallera, que puede valer para llevar los cables del portátil.

Thule Crossover Sling Pack

Aunque Thule anuncia en su web que el bolsillo alcolchado vale para acomodar portátiles con pantalla de 13″, la verdad es que hace un par de años la propia Thule decía que podía con portátiles con pantalla de 15″ (aún hay resultados antiguos en Google para esa búsqueda), y sigue pudiendo hacerlo. Yo lo probé con un portátil HP de 15″ muy viejo y gordo, y entró, aunque ajustado. Pero que el laptop entrara ajustado es más una ventaja que otra cosa, porque así baila menos dentro de la mochila.

Thule Crossover Sling Pack

Y metido del todo (se pudo cerrar perfectamente la cremallera):
Thule Crossover Sling Pack

El compartimiento intermedio dispone de muchos bolsillos interiores, algunos con cremallera y otros sin. Son todos de rejilla o de tejido semi-transparente para que puedas ver qué objetos hay en cada uno de ellos sin necesidad de sacarlos.

Thule Crossover Sling Pack

El compartimiento pequeño frontal es de acceso rápido, y por ello apto para llevar objetos de uso intermitente como tarjetas, llaves, pañuelos o gafas de sol.

Thule Crossover Sling Pack

Aparte, la Thule Crossover Sling Pack tiene un bolsillo abierto en el lateral, pensado para “hidratación”. Lo que siempre ha sido un bolsillo para llevar botellines de agua, vaya. Pueden ser tanto de 50cl o metálicas o plásticas tipo trekking. El bolsillo sujeta bien ambos tipos de botellas.

Thule Crossover Sling Pack

Finalmente, esta mochila de la familia Thule Crossover tiene un bolsillo de cremallera en el asa cruzada que descansa sobre el pecho. A pesar de lo que se dice en algunas opiniones en Amazon, sí que cabe un teléfono en el bolsillo de la asa de la mochila. A mi me cabió bien un iPhone 3GS sin funda:
Thule Crossover Sling Pack

Con funda no lo probé, pero quizás también cabría aunque muy ajustado.

Vamos ahora a probar la capacidad.

Una de las dudas que yo tenía, ya que nadie lo menciona en las opiniones de Amazon ni tampoco en la propia web de Thule, es si un iPad cabe en el bolsillo del compartimiento intermedio. Confirmado, cabe perfectamente en el bolsillo interior del compartimiento intermedio:
Thule Crossover Sling Pack

Tal como se ve en la imagen, el iPad 4 (“New iPad”) cabe bien y queda cubierto en un 85% por el bolsillo más grande del compartimiento intermedio:
Thule Crossover Sling Pack

También probé de meter el iPad con funda, a ver si cabía, y también cupo (o cabió?), incluso con la funda abierta y con la tapa girada atrás, que es cuánto más espacio ocupa. Perfecto, pues.
Thule Crossover Sling Pack

La mochila Thule Crossover Sling Pack tiene una capacidad de 19L, que puede parecer algo escasa, pero realmente cabe más de lo que parece. Yo pude guardar todo este equipaje, sin forzar la mochila demasiado ni que la mochila se deformara excesivamente:
Thule Crossover Sling Pack

Así es cómo queda con todo ese material ahí dentro:
Thule Crossover Sling Pack

Encontrar el mejor precio ahora mismo en Amazon